14 de enero de 2008

Rutinas

Hoy me pasó algo muy curioso...me disponía a salir de la casa y como siempre calculé la hora que tendría que partir de forma de llegar a mi destino a la hora acordada... me dirigí al paso de siempre hacia el paradero, con la esperanza de no ver pasar el micro (para no tener que salir corriendo tras ella) todo dentro de lo que llamaría una "salida normal"...

En el paradero todo "como siempre", ya había gente sentada, así que esperé parado. De pronto sin darme cuenta una voz me saca de mis pensamientos habituales "Miguel" me dije... instintivamente levanto la cabeza hacia la persona que habla...."quien podrá ser?"... veo a un caballero...en una fracción de segundo me hice una infinidad de preguntas "lo conozco?", "quien será?"...y así...hasta que mi memoria me dice "es un vecino..."

Habrá notado mi cara de desconcierto al no recordar quien era, ya que él me miraba de la misma forma, por supuesto que lo conocía, era el vecino de atrás. Sin siquiera darme cuenta, lo primero que me vino a la mente era que mi viaje se había estropeado... y aclaro... no era porque me cayera mal este caballero, pero no pude evitar sentirme incomodo al darme cuenta que al menos parte de mi viaje lo realizaría acompañado... En fin... esperamos un rato mientas conversábamos para romper el hielo (típico cuando no estas acostumbrado a hablar mucho con dicha persona)...cuando llegó el micro fue algo parecido, pero nada fuera de lo habitual... el conflicto llegó cuando llegamos al Metro!!!!


Por costumbre siempre he odiado las escaleras mecánicas, y la verdad en la estación Vespucio Norte no hay nada más relajante (aclaro que este es mi punto de vista personal) que subir los como 6 pisos de altura por las escaleras normales(de igual forma bajarlas)........... en esta ocasión, como era de costumbre, me dirigí a las escaleras normales para realizar mi mini maratón como siempre hacia, pero en el momento me detuve ya que me di cuenta que ahora no venía solo, venía acompañado de este señor que era mi vecino, quien ya me estaba diciendo "bajemos por acá" aterrado al ver que me lanzaba a la aventura de las escaleras normales...... en fin.. tuve que aguantarme lo aburridas y leeentas que son las escaleras mecánicas....jajaja.

El segundo suceso significativo llegó al momento de entrar al vagón del metro... yo por instinto me acomodé a un rincón con el fin de estorbar lo menos posible a los que entraban....y mi vecino se puso al lado diciendome "parece que vamos a ir parados" a lo que rápidamente respondí "es mejor ceder los asientos"... la verdad me di cuenta que se sentía incomodo de la desición, pero que consideraba "lógico" mi razonamiento... Finalmente se bajó en Cal y Canto y yo pude proseguir tranquilamente con mi silencioso y meditativo viaje... de nuevo a la tranquilidad de siempre...

ahora que repaso este interesante suceso... puedo concluir algunas cosas:

La primera es que, sin darme cuenta, estoy acostumbrado a mi clásica rutina al momento de irme de mi casa a otro lugar, salir, esperar micro, llegar al metro, bajar las escaleras normales, apoyarme en el mismo rincón del metro al lado de la puerta y meditar tranquilamente sobre la ida y cosas así... de igual forma este señor, vecino mio acostumbra a tener también su rutina silenciosa hacia su trabajo, prefiere usar las escaleras mecánicas y obviamente busca ganarse el asiento, ya que odia ir parado... ambos coincidimos en que estamos tan metidos en nuestras rutinas diarias...que cuando se quiebran por encuentros como estos... terminas sintiéndote extraño, como si no hubieras podido hacer lo que siempre te "gusta" hacer (siendo que en realidad no hacías nada ya que estabas viajando de A a B).

Con esto finalmente me cuestiono si las rutinas a las que nos ligamos tanto serán buenas, si no será mejor variarlas un poco, osea si uno está tan metido en algo, al punto en que un cambio mínimo le disguste, significa que tal ves estamos metiéndonos demasiado en la rutina...

5 comentarios:

tangamandapio dijo...

Quizá el problema no está en la rutina sino en la persona que la vive.
Quedarte quieto en el ataud y dejar que la rutina te lleve, o vivir para darle sabor a la rutina creando pequeñas improvisaciones.
Hacer los cambios en un auto se transforma en rutina (de ruta) pero todo puede variar según como uses cada cambio.
Que la fortuna te premie sin escaleras mecánicas.

El Felipe dijo...

Pienso que el ser humano debe ser retroactivo para así tener la capacidad de descubrir cosas cada dia de manera tal de no caer en la llamada rutina...

Muchas veces la rutina mata muchos comportamientos intrinsecos en un hombre como por ejemplo la comunicación

Quizas para ti lo más fácil es irte en tu tranquilo silencio y ser indiferente para el resto del mundo, pero que pasa cuando el mundo se da cuenta de que si estas?

En lo personal mi querido Miguel me gustaría saber si te sentirias igual de incomodo si te encontraras conmigo ya que fue lo primero que pense cuando lei lo que te paso.

En todo caso muchas veces pasa eso y en un comienzo es incomodo pq no estas acostumbrado al comportamiento del otro y no como cuando andas en metro con un amigo de la u o de la vida que sabes donde se ira en el metro o las tallas fomes que tira solo tu te ries jajajaja bueno en fin es un tema bien largo que creo que estoy desviando un poco

La cosa es que ojala que si nos encontramos podamos hablar bien de la vida y no incomodarnos.

Saludos mi querido camarada

Gonzalo Silva Calderón dijo...

si me encuentro con con vo pelao o con cualquier compañero del colegio lo saludo y le pregunto que es de su vida y wea.

Además no sería latero, pq uta hace ya 5 años que salimos del colegio

Anónimo dijo...

Las rutinas....

A veces tan mal valoradas!! , se huye de ellas, se lucha contra los dias que comienzan a parecer similares...pero es un mal necesario, y es que no se puede negar... hay rutinas ricas, momentos que conscientemente repetimos...quizas el hecho de disfrutar las escaleras normales, es para ti un instante unico, que pasa a ser tan propio o tan inentendibles para el resto, que cualquier personaje ajeno molesta....

Eso si, tu vecino fue lo mejor que te pudo pasar ese dia...porque en 1º lugar...nunca habias notado tu rutina y el valor que le dabas, 2º :no habria generado dudas en ti ni ansias de una vuelta media radical, y mas aun no estaria generando tantas respuestas.....

...porque a veces me ha pasado lo mismo...un abrazo mitch, we blog...nos vemos !!!


Veronix

Mitch... dijo...

Gracias Vero por postear... tienes toda la razón...me sirvió mucho para darme cuenta de muchas cosas... que bueno que te animaste a postear en mi Blgo....pucha...el otro dia estuve revisando los espacios de msn y no tuve el problema qeu me comentaste...ojalá tecoenctes...para asi ver cotnigo presente bien tu problema en tu espacio....en fin!!! nos tamos hablando....